2016-09-10

COMO SURGIO EL DIA MUNDIAL DE LA AREPA

Un viernes 11 de marzo del año 2011, en una reunión en una quinta de la urbanización Altamira en la ciudad de Caracas, en la que un grupo de venezolanos, de diversas edades y profesiones, ante la creciente emigración de venezolanos,

 decidieron en primera instancia, estudiar las causas y características del fenómeno con la intención de poder conformar una comunidad que lograra reunir al mayor número posible de venezolanos residentes en el exterior, para intercambiar informaciones, promover su participación política y el ejercicio de sus derechos, así como mantener la conexión con el país a través de actividades sencillas. Nuestra misión inicial se centró en la promoción de su ejercicio del derecho del voto y la participación política, pero en el camino, en medio de las tareas propias de una organización que está naciendo y que investiga sobre el problema que la ocupa, hicimos un descubrimiento interesante.

 En un primer esfuerzo por determinar en cuáles países se encontraban los venezolanos que emigraron y detectar cuáles eran las comunidades mejor organizadas, se nos ocurrió que una manera efectiva de lograrlo sería a través de una investigación en Facebook, ubicando los grupos de venezolanos por países o ciudades del exterior en esa red social. Lo primero que nos llamó la atención, es que si usted teclea en el buscador de Facebook “Venezolanos en…” y le pone el nombre de cualquier país o ciudad grande del mundo, el país que sea, la ciudad que menos se imagine donde pueda vivir algún compatriota, y de seguro encontrará al menos un grupo, y hasta varios. Lo segundo que nos llamó la atención, como estos grupos se convirtieron en una herramienta a través de la cual es posible visualizar como van surgiendo pequeños emprendedores que organizan encuentros en ocasión de alguna fecha patria o evento deportivo relevante, ofrecen a la venta, y brindan información sobre donde conseguir los más diversos productos venezolanos.

En medio de la adversidad que sufre hoy en día nuestro país, esas pequeñas historias de éxito personal, se conviertan en una pequeña luz de esperanza, que nos inspire a ser del tamaño del reto que tenemos por delante y que seremos capaces de lograr una Venezuela mejor, libre y próspera.