2015-05-11

Los siete mandamientos del buen servicio en un restaurantes

Tener un buen equipo de camareros, utilizar las promociones o disponer un espacio adecuado son armas imprescindibles para cualquier restaurante que desee triunfar. Desde Eastside, empresa dedicada al asesoramiento global de hostelería, nos dan los 7 mandamientos.
Multitud de encuestas sitúan el buen servicio como la clave para volver a un restaurante... o no. Además, sentirse bien atendido es un aspecto diferencial que hace que muchos, en lugar de decantarse por el bar de la esquina, se acerquen hasta el que está un poquito más lejos.

No obstante, muchos negocios siguen teniendo en el trato al cliente su punto flaco. Gemma Fernández, directora de Eastside, la única empresa que se dedica al asesoramiento global de hostelería, ofrece las siguientes claves para que un restaurante sea capaz de fidelizar a sus clientes. Eastside, liderada por la propia Gemma Fernández y el decorador valenciano Agustín Granell, es la firma española más consolidada a nivel internacional en el sector del Retail Design con clientes del prestigio de Sheraton, Harrods, Galerías Lafayette o  Meliá International, así que saben de lo que hablan:

1. Que el ambiente sea espacioso, bien decorado y limpio. Es decir, nada de abigarramientos, mesas puestas una al lado de otras de manera que podamos pinchar en la ensalada de nuestro vecino o falta de higiene.

2. Es imprescindible que la carta esté bien elaborada, con platos variados, y que los productos que se sirvan sean de temporada, algo que cada vez se valora más. Además, la oferta gastronómica tiene que estar vinculada a la decoración del lugar. Es decir, si se trata de restaurante gallego, lo lógico es que la decoración vaya enlazada al tema del mar y costa.

3. Los camareros son otro punto clave. Es imprescindible que trabajen con pasión y ganas y que tengan una buena presencia porque ellos son la primera carta de presentación del negocio. Para ello, deben estar motivados e instruídos en los tiempos y las formas, ya que ser camarero es mucho más que pedir la comanda y llevar platos en la mano. No en vano, el mismo Albert Adrià ha advertido recientemente de no desdeñar el trabajo en sala, por la falta de perfiles profesionales.

4. Tampoco hay que olvidar que un camarero que mantiene relación con el cliente se convertirá en una gran fuente de información sobre lo que gusta y lo que no, así como sobre los gustos específicos de cada comensal.

5. Desde el punto de vista del negocio, existen formas para medir el grado de satisfacción del cliente. Hay herramientas de 'Customer Relationship Management' que ayudan a saber quiénes son sus clientes, lo que les gusta y lo que no, cuánto hace que no vienen etc. No es lo mismo un cliente que visita tu restaurante por primera vez que uno que es fiel o constante. Estos equipos de análisis permiten tener una base de datos para consultarla cada vez que un cliente viene a tu restaurante o hace una reserva. Se trata de información valiosa y de gran utilidad.

6. Los clientes adoran las promociones. Un arma eficaz para el restaurante es enviar un mail a aquellos que hace tiempo que no se pasan, con alguna oferta, con el objetivo de que vuelvan.

7. Tener un plato estrella es el mejor boca-oreja. Para muchos restaurantes, la clave puede ser especializarse en una tapa con el fin de que los clientes acudan a él en busca de esa propuesta de referencia.

Fuente: cocinatis.com