2014-09-01

Limpieza e higiene como prioridad en tu restaurante

Muchos empleados de restaurantes cometen el error de descuidar la limpieza e higiene con la intención de atender más rápido a los clientes.

Muchos empleados de restaurantes cometen el error de descuidar la limpieza e higiene con la intención de atender más rápido a los clientes. Por ejemplo: cuando tienes casa llena, ante la necesidad de entregar rápidamente los platillos debido a la cantidad de clientes, es bastante común que los empleados dejen salsas destapadas, derramamientos, restos de comida, etc. sabiendo que podrán encargarse posteriormente. Por un lado es bastante positivo porque estamos reduciendo el tiempo de espera de los clientes pero por otro lado este tipo de situaciones hace que el trabajo de limpieza crezca y definitivamente se descuide la higiene del local.

Esta situación a la larga es más peligrosa cuando se convierte en una situación de costumbre, principalmente en aquellos sectores donde los clientes no tienen acceso. El problema es que al descuidar la higiene y limpieza los riesgos se incrementan en muchas formas, estos son algunos ejemplos:

  • Riesgos de intoxicación de clientes al entrar en contacto algún tipo de bacteria con la comida.
  • Riesgos de enfermedades en empleados.
  • Riesgos de incendios y explosiones en cocina a causa de suciedad acumulada combinada con gas, aceites, etc.
  • Mala reputación del restaurante a causa de platos sucios, baño sucio, piso sucio o similar.

Estos son solo unos ejemplos de riesgos que dejan claro que a la larga la limpieza no debe verse como algo aislado, sino como una actividad integral que forma parte de forma obligatoria del éxito o fracaso de un negocio.

Lo importante es establecer políticas permanentes de limpieza constante, a continuación compartimos algunos ejemplos:

Ejemplos de elementos a considerar en una política permanente de limpieza constante en un restaurante:

  • Limpieza del piso cada 30 minutos.
  • Supervisión de la limpieza del área de cocina cada 60 minutos.
  • Limpieza constante de las mesas sin importar el hecho de que hayan sido usadas o no (por el polvo o similares).
  • Limpieza del baño o baños cada 30 minutos.
  • Evitar acumulación de platos sucios lavando conforme vayan siendo utilizados.
  • Mantener las instalaciones libres de plaga con el apoyo de empresas especializadas en el tema.
  • Correcta manipulación de los alimentos.
  • Uso de guantes a la hora de manipular los ingredientes más delicados.
  • Limpieza de vasos y platos asegurando que no tengan restos de polvo o similares a pesar de que se encuentren lavados.

Estos son solo algunos ejemplos de elementos a considerar que te permitirán tener un restaurante limpio, libre de problemas, riesgos y que a la larga te permitirá ganar la reputación adecuada que permitirá que más clientes lleguen y por lo tanto, que los ingresos aumenten.

Via: restaurantelleno