2014-07-21

Chef a domicilio: toda una experiencia para el comensal

Compartir una cena romántica, una celebración especial con familiares y amigos alrededor de una comida, ya no es exclusivo de los restaurantes. Las empresas de catering actuales ofrecen servicios de alimentación con un componente especial: el chef como protagonista y anfitrión de sus eventos.
Compartir una cena romántica, una celebración especial con familiares y amigos alrededor de una comida, ya no es exclusivo de los restaurantes. Las empresas de catering actuales ofrecen servicios de alimentación con un componente especial: el chef como protagonista y anfitrión de sus eventos.

Cada día que pasa, la competencia en el sector gastronómico crece. Razón por la cual los chefs se han visto en la obligación de abrir su mente a nuevas y creativas líneas de negocio que van más allá de la cocina de un restaurante. Este es el caso de los chefs a domicilio, una moderna tendencia en los servicios de catering donde son ellos quienes se desplazan hasta el lugar que sus clientes los requieran y hacen de sus sueños una realidad.

El fin principal de un trabajo a domicilio, en el caso gastronómico, es prestar un servicio personalizado y exclusivo, características que deben ser cumplidas al cien por ciento. Cuando una persona decide contratar a un chef a domicilio, lo que busca es precisamente eso, una experiencia distinta y superior a la que podría encontrar en un restaurante, un menú ajustado a sus gustos particulares y una atención que se centre sólo en él y en sus invitados.

Por lo general, los clientes solicitan este tipo de servicios para grupos pequeños y ocasiones especiales. Y lo mejor es que sea así, pues si el objetivo es brindar un evento exclusivo, cuando los grupos son muy grandes la atención se dispersa y el chef pierde protagonismo. Un papel principal es propio de la esencia del negocio: realizar la preparación del menú en la casa del cliente u otro sitio seleccionado, lo cual implica que va a ser observado, admirado e interrogado; por ende, debe estar abierto a que descubran sus más ocultos secretos culinarios.

"El objetivo de un chef a domicilio es darle un toque de exclusividad a un evento, no es simplemente ofrecer la comida. Es montar un restaurante en la casa del cliente", afirma Jorge Alza, chef de Sin Local, empresa dedicada a prestar servicios gastronómicos a domicilio.

En ese mismo sentido, Evelyn Aguía, socia y encargada del área de mercadeo de Sin Local agrega: "La idea de un chef a domicilio es que el cliente o anfitrión de la cena se despreocupe de todo y pueda atender a sus invitados, integrarse y disfrutar con ellos, sin el corre corre que significa la organización de una comida especial. Por eso es muy importante ofrecer un servicio integral: menú, servicio a la mesa, montaje de la mesa, decoración y música por ejemplo. Que sean atendidos en todo el sentido de la palabra".

Retos 
Como todo en la industria gastronómica, el trabajo de un chef a domicilio exige altos niveles de calidad y responsabilidad, pues se trata de la creación de una empresa que, más a allá de su nombre, va a ser recordada sobre todo por el chef, quien se convierte en la marca. Por lo tanto, el camino hacia el éxito o el fracaso depende de él y sus cualidades como profesional y como persona, pues a diferencia de un restaurante donde su trabajo se concentra en la cocina, en un servicio como el que se ha venido tratando a lo largo del artículo debe sacar a flote sus dotes en relaciones públicas, creatividad, recursividad y organización, entre otras.

"Si bien la hoja de vida de un chef a domicilio es estudiada por los clientes para verificar su experiencia, a medida que pasa el tiempo, el factor fundamental para que el negocio crezca es la referencia entre clientes, el voz a voz. Pero el riesgo es: si ofreces un excelente servicio los clientes se multiplican, pero si sucede lo contrario, también se pierden un montón", explica Catalina Osorio, chef a domicilio.

Un punto clave en este negocio, es la prudencia y el respeto. Los clientes que contratan a un chef en su casa necesitan tener la certeza de que es una persona de absoluta confianza, pues le están abriendo las puertas de su hogar, de su intimidad. 

Igualmente, hay que estar abierto a trabajar en cualquier tipo de cocinas y no llenarse de exigencias de cara al cliente. Todo es más sencillo para ambas partes si con antelación se verifican los equipos y utensilios con que cuenta la misma y en esa medida se diseña el menú y se lleva lo que haga falta.

Fuente: Revista La Barra