2016-12-23

"MIKROVERDES" Gracias a Richardt Mikuski los chefs pueden hacer magia

Richardt Mikuski pionero en el desarrollo de vegetales diminutos en Margarita y Venezuela.
La curiosidad de Richardt Mikuski, después de ir a un restaurante fuera de Venezuela, unas "plantitas" le dieron un gusto único a su plato, lo que lo llevó a ser pionero en el desarrollo de vegetales diminutos en Venezuela. " 1.600 chefs  de los mejores restaurantes, declararon que los 'microverdes' están en el puesto número cinco de ingredientes exóticos para hacer de sus platos un deleite al paladar", declaró el productor agrícola, quien desde hace 25 años cultiva maíz, auyama y ají dulce en su finca ubicada en El Salado de El Valle de Pedro González.
Los "microverdes" son plántulas cosechadas prematuramente en un ambiente hermético y mantenidas con agua potable. Su principal función es decorar platos de restaurantes cinco estrellas, a la vez que dan un sabor único a cada comida. Mikuski fundó la empresa Mikroverdes y cultiva rábano, ajoporro, rúgula, mostaza, albahaca genovesa, repollo de bruselas y remolacha, todos en miniatura.
En la actualidad produce mil cajitas de vegetales mensuales, que resultan de tres producciones de 30 días.

La perfecta forma de los vegetales bebés no implica el uso de ningún tipo de fertilizante o químico. "Esta es como una sala de cuidados intensivos, el techo es de plástico, el piso es de cemento y tiene una pintura especial. Aquí medimos la temperatura del agua y a veces necesitamos vinagre y limón para controlar el pH", explicó Mikuski.
Diez reconocidos restaurantes de la isla de Margarita compran toda la mercancía a la productora Mikroverdes y el propósito de su fundador es ampliar la producción y ofrecer productos margariteños en el país.
La empresa se encuentra en fase de tramitación de permisos sanitarios y es inspeccionada por el Instituto Nacional de Tierras (INTI). Esperan que para la tercera fase de la empresa se produzcan 15 diferentes tipos de microvegetales.
A estos vegetales los conocen como "maticas engañadas" porque, al germinarlas, son tapadas con mantas y al tener la sensación de estar debajo de la tierra, comienzan a crecer en busca de superficie.
La producción se encuentra en la finca de Richardt Mikuski ubicada en El Salado de El Valle de Pedro González
Fuente: Sol de Margarita